Skip to content

La Llosa Viango

13 noviembre 2017

logo4

19 DE NOVIEMBRE DE 2017

ALTO DE LA TORNERÍA (471 m) – COLLADO RUBIERA (590 m) – VALLE Y LLOSA VIANGO (415 m) – LAS CALVERAS (377 m) – PEÑA JORTIGOSU (296 m) – PURÓN (50 m)

Distancia: 14 Km

Desnivel positivo máximo: 610 m

Desnivel negativo máximo: 1.000 m

Duración aproximada: 7 horas

Salida a las 8:30

·

En esta jornada realizaremos una travesía a lo largo del valle de Viango, en la cara norte de la Sierra del Cuera, un valle  con un curioso funcionamiento hidrogeológico, alguna de cuyas particularidades podremos ver y apreciar a lo largo de nuestra ruta. Para ello partiremos del Alto de la Tornería. Allí mismo tomaremos por la pista que hacia el sur se encamina hacia los contrafuertes del Cuera, con la Peña Blanca siempre al frente.

La pista asciende hacia el cercano colláu Rubiera, dejando a nuestra derecha el valle de El Mazucu, un enorme jou en el que confluyen dos valles, el del río Chicu que desciende del Alto de la Tornería y el del río las Bolugas, que nace en el extremo occidental del valle de Viango. Ambos ríos acaban por sumirse en el punto más bajo del jou, para reaparecer brevemente en la espectacular cueva de Caldueñín, que bien merecería una visita y resurgir finalmente en el manantial de Cueva Molín, ya en Caldueñu.

La pista traspone el colláu Rubiera para morir solo un poco más allá, siguiendo un marcado sendero, el Camín del Gildo, que entra en el valle de Viango muy por encima de su fondo. El valle de Viango por su parte es un alargado poljé, un valle ciego, sin salida natural en el que sus aguas se sumen desapareciendo en profundas simas. Con más de 5 Km de longitud y orientación este-oeste, discurre encajado y escondido entre las sierras del Cuera al sur y la mucho más modesta del Risque al norte.

El camino pasa junto a una primera cabaña para empezar a descender en un tramo empedrado conocido como el Conchizo la Vegona. Sigue un largo y tendido descenso en un tramo armado hacia el fondo del valle. En el valle de Viango en realidad se distinguen hasta cuatro valles diferentes, el del ríu L’ Aguañaz, donde nace el ríu las Bolugas o Chicu que se sume en El Mazucu; el de L’Embía, hacia el que poco a poco vamos bajando; el de Viango, donde se localiza la Llosa Viango como tal; y el de La Raíz, por el que saldremos hacia el pueblo de Purón.

viango1

Lagunas en la Llosa Viango

Debemos evitar tomar alguno de los senderos que, a la derecha, descienden directamente hacia las cabañas que jalonan el valle de L´Embía, para seguir el que pierde altura poco a poco, internándose en el valle y que alcanza el collado Embía, con un par de cabañas en buen estado. Este collado nos da entrada al verdadero valle de Viango, configurado por una inmensa pradería, la Llosa Viango, que en época de lluvias y/o deshielo se inunda completamente formando varias lagunas estacionales, alguna de ellas de de gran tamaño.

Si nos fijamos, al poco de acceder a la Llosa Viango debería llamarnos la atención a la derecha unas grandes acumulaciones de arena, próximas a la ladera de la Sierra del Cuera. Tras ellas se abre una cueva que podemos explorar en sus primeros metros. Aquí las lluvias infiltradas en buena parte de la sierra, discurren subterráneamente, dirigiéndose hacia el valle de L´Aguanaz y El Mazucu. Sin embargo, cuando el caudal de agua es tal que la red de simas, cuevas y galerías, son incapaces de absorberlo, escupen el exceso por esta cueva, inundando la vega y depositando ingentes cantidades de la arena disuelta en el interior de la propia sierra.

Seguimos nuestra ruta cruzando toda la vega de la Llosa Viango, inmenso pastizal de gran aprovechamiento ganadero, dirigiéndonos hacia el extremo contrario, por el que iremos remontando unos metros hasta alcanzar el colláu La Raiz, donde dejamos el valle de Viango y entramos en el valle de La Raíz. Trasponemos el collado y empezamos a perder metros siempre por la margen izquierda del valle, dirigiéndonos hacia las fincas de Las Carboneras y Peliscas. Trtas ellas, bajando unos metros alcanzamos el fondo del valle en el que cruzamos el pequeño arroyo de El Tornu, entrando en las fincas de Las Calveras, hasta las que llega una buena pista procedente del pueblo de Purón.

En Las Calveras podemos observar un nuevo ejemplo de funcionamiento hidrogeológico, ya que aquí el ríu El Tornu gira al norte, hacia el fondo de las fincas, para desaparecer en las entrañas de la tierra a través del Cuevón de Pruneda. Esta cueva puede ser atravesada combinando técnicas de espeleología y barranquismo, para reaparecer en el  corto  arroyo que desemboca en el río Barbalín, justo en el pueblo de Purón. Por nuestra parte, tomaremos por la pista que atraviesa un collado y corre por el filo del pequeño cordal que culmina en la cumbre de la Peña Jortigosu que podríamos coronar fácilmente para, desde ella, contunuar por la pista que inicia un pronunciado descenso al norte, que nos conducirá hasta el cercano pueblo de Purón, punto final de la ruta.

viango2viango3

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: