Skip to content

Huertos del Diablo y Ranchón

26 junio 2017

cabecera

2 DE JUlIO DE 2017

PUERTO VENTANA (1.587 m) – HUERTOS DEL DIABLO (2.138 m) – RANCHÓN (2.162 m) – PUERTOS DE AGÜERIA – LINDES (900 m)

Distancia: 16,5 Km

Desnivel positivo máximo: 900 m

Desnivel negativo máximo: 1.500 m

Duración aproximada: 7 horas

Salida a las 8:00

·

Partimos del alto del Puerto Ventana tomando por la pista que se dirige a Trobaniello y que en sus primeros metros atraviesa lo que hace años fue una mina de carbón. Poco después de pasar junto a la buena fuente de Brañanueva la dejaremos para empezar a ganar metros a la derecha por una de las múltiples pistas de la explotación minera. Esta acaba por ganar la trasera del Peñón de Ventana y tras pasar junto a uno de los impresionantes tajos que aún quedan abiertos, como cicatrices, en la ladera, gana el lomo del cordal por el que empieza a ascender dirigiéndose hacia la alomada cumbre del Rebollosas y pasando junto a antiguas fortificaciones, trincheras y nidos de ametralladoras de la Guerra Civil. La cima del Rebollosas la podemos soslayar tomando unos metros antes de alcanzarla un sendero que la bordea por la derecha, accediendo así de forma directa a la collada Socellares, por la que entramos en el extremo oriental de la alargada vega de igual nombre.

Cortamos la base de la Peña Melluque buscando la amplia canal por la que ascenderemos a la derecha y que nos eleva hacia la collada que separa las cumbres de las peñas del Melluque y del Huerto del Diablo Norte. Desde la collada seguimos ascendiendo por su ladera acabando por coronar su cima, rematada con un precioso buzón de cumbres con forma de piolet. En ella damos vista a la vertiente de Agüeria y a gran parte del recorrido de hoy.

Dejamos la cumbre perdiendo altura por su ladera sur para a continuación remontar la ladera norteña del Huerto del Diablo Sur que alcanzaremos en poco tiempo, con unas vistas similares a las de su hermano menor. De nuevo perdemos altura por su cara sur descendiendo a una serie de jous que de forma alargada nos conducen a la Boca de Rocamuela, la entrada a un impresionante canalón que se precipita hacia la vega Llaseiro. Desde la propia “boca” iniciamos un nuevo ascenso, en esta ocasión a la cumbre del Ranchón para lo que bordeamos su base por la derecha hasta situarnos a la altura de la cumbre de la Peña del Arca, siendo desde este lado, desde el que se gana su cima de forma más cómoda. En la cumbre nos espera un nuevo y original buzón, así como nuevas vistas hacia el macizo de Ubiña y los Puertos de Agueria.

Continuamos nuestra ruta descendiendo al sur a la vega El Canchal, de la que saldremos entre El Panchón (izda) y La Mojonera (dcha). Bordeando a la derecha la base del Panchón nos aproximamos a la ladera de la Peña Cigacha. Allí, entre el Panchón y la Cigacha, se abre la Muesca Cigacha, una evidente collada por la que vamos a iniciar el descenso a los Puertos de Agüeria. El descenso no es complicado, si bien deben ir buscándose los mejores pasos, que estarán jitados (hitos de piedras).

ranchon1

Vistas desde la cumbre del Ranchón

Se trata de un descenso duro por la acusada pendiente y la caótica ladera caliza, que no obstante nos depositará directamente en la Campa Cigacha, ya en el alargado collado Lingleo que divide las aguas de los Puertos de Agüeira. Al norte de Lingleo éstas vierten al río Ricabo, mientras que al sur drenan por el río Lindes. Un sendero serpentea desde la Campa Cigacha por entre los escobales que coronan el cordal al norte, hacia la amplia collada Lingleo desde la que nos dejaremos caer a la derecha, alcanzando de esta forma las cabañas de La Cardosina, preciosa majada situada en un marco espectacular, con las altivas cumbres del macizo de las Ubiñas al frente.

Por debajo de las cabañas sale un sendero con dirección norte que va a internarse en el acebal de Agüeria, uno de los mayores bosques de acebos de Asturias, y que pasando por el Llano la Carba alcanza la antigua majada de Los Cuadros, en la que salimos del acebal, bajando hacia el cercano río de la Foz Grande.

La senda se interna poco a poco en la Foz Grande, espectacular entalladura entre los contrafuertes de Peña Rueda y Peña Arpín, debiendo vadear el arroyo a su margen derecha, para continuar ahora por medio de  un precioso hayedo. Más abajo deberemos cruzar de nuevo el arroyo, si bien ahora contaremos con un pequeño puente de madera. Desde él remontamos unos metros hacia El Colláu, una pequeña collada localizada bajo la majada de Manín. Cruzamos de frente la pequeña vega y de nuevo nos internamos en un denso hayedo por el que vamos a seguir bajando, sin pérdida posible. La senda, ancha y muy marcada, desciende con fuerte pendiente por medio de él para convertirse, ya cerca de Lindes, en una estrecha pista por la que seguimos bajando. Una buena fuente antecede a las primeras casas, entrando en Lindes junto al bar para alcanzar a continuación la explanada de la iglesia, donde daremos por finalizada la ruta.

ranchon2ranchon3

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: