Skip to content

Rutas del Escayo y de la Huella del Oro

20 febrero 2017

cabecera

26 DE FEBRERO DE 2017

NAVELGAS – RUTA DEL ESCAYO MUÑALÉN – MUSEO DEL BOSQUE – SENDERO DE LA HUELLA DEL ORO – NAVELGAS

Distancia: 10,5 Km

Desnivel máximo: 340 m

Salida a las 8:00

·

Iniciamos nuestra andadura en el centro de Navelgas, localidad premiada con el Premio al Pueblo Ejemplar de 2003, saliendo por la carretera en dirección de Bárcena de Monasterio que cruza sobre el río Navelgas, y siguiéndola hasta el cruce de Tarantiechos, en el que tomaremos por su carretera hasta desembocar en el caserío de Vichavera. Sin entrar a él seguiremos por el camino forestal que recorre el monte de Genestosa avanzando a través del bosque para cruzar poco después el puente de Malcavar, tapizado de musgo y sobre el arroyo de Carbaín. Tras él la senda remonta unos metros aproximándose a la vaguada del arroyo Pomarín, pero sin llegar a cruzarlo, desciende hasta las orillas del río Navelgas, cruzando por el puente de Carceda, aguas abajo del Molín del Xepu. Al otro lado del río encontraremos un cruce en el que desentendiéndonos del ramal de la izquierda, tomaremos el de la derecha que sube hasta Folgueras de Muñalén.

La senda alcanza la carretera TI-8. En este momento hay que decidir si seguir la carretera hasta Muñalén para visitar el Museo del Bosque, o seguir por la Ruta del Escayo. En el primer caso la carretera nos conducirá directos a Muñalén. Allí se localiza el museo dedicado a la simbiótica relación entre hombre y bosque. Y es que durante siglos los habitantes de estos valles vivieron en un régimen de autosuficiencia en el que el bosque fue un elemento fundamental satisfaciendo todas sus necesidades, tales como combustible, alimento o madera para la construcción de casas, muebles y utensilios. El museo se abre en medio de un bosque y en él se muestran diversas construcciones tradicionales como toxar, carbonera, xoxa, panera, cortín, molino, caleiro, batán y arietes.

navelgas1

Ruta del Escayo (Fuente: Web del Ayuntamiento de Tineo)

Si deseamos obviar la visita, seguiremos la carretera solo unos metros en dirección a Navelgas, para tomar en seguida a la derecha el acceso a Folgueras. Junto a las primeras casas tomamos por una pista que sube a la izquierda. La pista asciende por mitad del bosque hasta desembocar, ya a bastante altura, en una nueva pista en la que tomamos a la izquierda. El rápido y pendiente ascenso continúa de esta forma por un tramo sin apenas desnivel que corta la Sierra del Balbón. La pista se dirige a una amplia collada en la que pasamos a la cara norte de la sierra, bajando hacia la carretera de Naraval, donde conectamos con el Sendero de la Huella del Oro.

Sobre las minas de oro de Navelgas, el folleto editado por el Ayuntamiento de Tineo indica lo siguiente: “Las minas romanas de oro de Navelgas tienen la particularidad de formar parte de un complejo aurífero explotado por medio de trincheras subterráneas, aún visibles hoy en día. Los canales y lavaderos de Lavadoira y Santiago de Cerredo, las explotaciones de la Sierra de L´Ouro, entre Navelgas y Naraval o los canales y depósitos de la Presa del Moro, dan fe de los esfuerzos realizados: el desmonte para la extracción y los canales, depósitos y vías exigieron gran cantidad de materia prima (madera, piedra, cal, arcilla, …) y cambiaron el paisaje. Tras dos siglos de actividad, las minas dejaron un área devastada, un paisaje lunar. Los restos fueron cubiertos por una capa vegetal, notablemente diferente de la del resto del valle, asentada en rocas ácidas y pobres en carbonato cálcico. Helechos y yedras precedieron a madreselvas, ruscos, arándanos, espinos, … y en pocos decenios la zona recuperó el manto vegetal perdido. Uno de los atractivos de la ruta es su frondosa, casi selvática, vegetación”.

Dejamos la carretera entrando por un sendero a la izquierda. El PR.AS-195 está balizado de forma circular, para poder visitar varios depósitos de agua excavados en el terreno de los que se utilizaban para la explotación minera, un magnífico calero de planta cuadrada y los restos de la mina de Entrepeñas, inundada en la actualidad, tras lo que el camino desciende por mitad del bosque hacia la bolera y el área recreativa, desde la que una pista nos conduce a la carretera de Luarca en la que tomaremos dirección a Navelgas. De vuelta a Navelgas merecerá la pena la visita al Museo del Oro de Asturias, ubicado en la Casona Capalleja, en el barrio de San Nicolás, que ofrece una espléndida exposición alrededor del oro, de la historia de su explotación, de su valor histórico, religioso, de avances médicos y tecnológicos, de ingenierías magistrales, de astures y romanos, y de las leyendas que nos cuentan historias de lucha, poder, ritos y símbolos alrededor de él.

navelgas2navelgas3

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: